~ Sweet Words ~

•Dulces palabras...Dulce imaginacion...•
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» Pelusa II Una historia de amor
Miér Dic 31, 2014 11:38 am por doscar

» Shinyuu Itsudemo? ( amiga por siempre? )
Miér Ene 16, 2013 5:08 am por Miko

» Confieso "Sweet Words"
Miér Ene 16, 2013 5:05 am por Miko

» ''Memorias Frágiles''
Lun Nov 26, 2012 8:58 pm por Miko

» //En La Oscuridad De La Muerte\\ [Medio-Gore]
Lun Abr 16, 2012 7:04 pm por ★Mitsuk0•

» asi no más ´ph
Lun Nov 28, 2011 1:22 am por darkdragon

» ¡Y regresamos!
Jue Feb 24, 2011 1:47 am por Miko

» Tus grupos favoritos
Miér Feb 23, 2011 11:45 am por Pekee

» Primer Amor
Miér Feb 23, 2011 11:44 am por Pekee

Afiliados
Crear
foro

Comparte | 
 

 Una historia romántica - "SiempreViva"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Miko
Administradora
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 722
Edad : 24
Fecha de inscripción : 15/08/2008

MensajeTema: Una historia romántica - "SiempreViva"   Dom Nov 30, 2008 8:04 pm

Espero que os guste esta historia de SiempreViva, la encontre en un forito, es de ella.

Día 1

No estoy tratando de ser poética, realmente tengo el corazón destrozado porque me duele con un dolor que ya no puedo soportar.
Siento que al latir, cada pedazo bombardea una tristeza tan profunda como el abismo en el que me han tirado. Estoy sufriendo como nadie tiene idea. No es ese dolor del que todo mundo dice “es natural, pronto lo superarás”. El mío es un dolor agudo que no me abandona en ningún momento. Me tiene poseída y yo no lo quiero. No soy de esas personas que se enamoran de su tristeza. ¡Por favor, yo ya no quiero estar así! No puedo dormir, me duele el alma. Ya nada me importa. Llevo un incendio en el corazón, y las llamas consumen cada partícula de mi felicidad, sin piedad la devoran y sólo dejan cenizas en la enorme llaga de mi pecho.

Lo siento, sé que mis palabras son terribles. Estoy expresando un sentimiento a través de la sangre de mi alma: un liquido que no tiene color, porque mi corazón, o mejor dicho lo que queda de él, ha sido despojado de toda su alegría.

Estoy completamente sola, en mi habitación. Llueve a cántaros porque la Naturaleza es el templo de mis sentimientos. Las nubes derraman su pena sobre la Tierra. Las flores se deprimen conmigo. Flores… ¡Cómo huelen las flores! Siento su perfume y eso me mata, rompo en sollozos.

¡Frederic! ¡Yo quiero estar con Frederic!

Cuando se ama de verdad, el alma se manifiesta con un poco de violencia para gritar que no hay nada más que el yo y el ser amado. El mundo, el tiempo y la gente ya no son importantes. No existe nada más que la eternidad de los amantes. Quiero estar con él y punto. ¡Me importa un rábano la razón! ¡Tengo mi corazón roto y él me hace tanta falta…! ¡Necesito amor, el Amor que él me daba! Hace frío y no tengo sus brazos a mi alrededor. No están sus labios con los míos ni su alma con mi corazón.

Rompimos amándonos todavía. ¡Fue tan triste! ¡Yo no puedo resignarme a ser su “amiga”! Quiero ser su princesa… Quiero ser su amada…
Lo quiero. Lo amo. Lo adoro. ¡Él es mío! Ay… Es increíble todo lo que podemos llegar a hacer cuando estamos estremeciéndonos de dolor ante la ausencia de la Otra Parte de nuestro corazón.

Nos encontramos hoy cerca de su casa. Él se quedó pasmado cuando salió en su carro y me vio caminando hacia ese dulce hogar en donde celebramos con largos besos y una copa de sidra, el primer y único mes de nuestro amor de película.

-¡Celeste!

Se sorprendió más cuando vio lo que yo llevaba en la mano: una bolsa plástica con un huevo adentro.

-¿Qué haces aquí? ¿Viniste a ver a mi hermana?

No supe qué responder. Me reí nerviosamente y negué con la cabeza.

-En realidad ya me iba a mi casa…
-¿Te llevo?

Me quedé en silencio. No sabía qué decir. Si me llevaba a mi casa estaría con él unos minutos, aunque no pasara nada, pero al menos estaríamos cerca y yo podría mirarlo y soñar y recibir de nuevo sus sonrisas, aunque fueran diferentes que las de antes…
Sin embargo, me sometería a un interrogatorio. ¿Qué hacía yo caminando hacia su casa con un huevo en la mano? Él sabía que yo siempre había detestado los huevos con toda la aversión que pueda sentirse hacia algo que huele tan mal. Siempre los consideré una peste irremediable. Soñaba con que un día se extinguieran las gallinas para que dejaran de haber huevos, sus deshechos más asquerosos. Por eso le extrañaba verme con una de esas cosas en la mano. Decidí hacer caso omiso del incidente. Pudo más mi deseo de estar con él y le dije que me llevara a casa.

-¿Estuviste con mi hermana?
-No. Es que… tenía ganas de caminar y… bueno… llegué hasta aquí sin darme cuenta.

Frederic se quedó en silencio. Sabía que aquellas palabras revelaban mis ansias, mi amor, mi obsesión. No podía corresponderme, aunque quisiera. Tampoco quería lastimarme diciéndome “ya no pienses en mí, no hay regreso posible”.

Sentí las lágrimas asomándose por las puertas de mi alma. Eran gotas de amargo dolor. Me las enjugué disimuladamente con el dorso de mi mano. Frederic me miró de reojo. Empezó a preguntarme cómo estaba.

-Bueno, ya te imaginarás…
-Sí, es verdad, no necesito preguntar…
-Pero espero sentirme mejor un día de estos.
-Ya verás que sí, todo pasa…
-No, el amor no pasa…
-No, pero se transforma.
-Supongo que eso es lo que está pasando…
-Sí, y es extraño, pero habrá que acostumbrarse…

¡RESÍGNATE! ¡RESÍGNATE! ¡NO VOLVERÉ CONTIGO! ¡NO HAY REGRESO POSIBLE!

Eso pareció decirme con esas palabras… “Habrá que acostumbrarse”. Me hirieron el rostro y también el alma. Sentí la sangre que brotaba de mi pecho quebrantado por la cruel separación.

-¡No sé por qué sufres tanto si tú tomaste la decisión!-Me dijo su hermana, sin asomo de piedad.
-¿Qué estás diciendo? ¡Yo lo amo! ¡Yo nunca quise romper!
-¡Pero lo has obligado a romper! ¡Vas a irte muy lejos cuando puedes estudiar aquí!
-La distancia no mata los sentimientos.
-Eso es puro cuento. Ningún amor sobrevive con cartas.
-Tú y tu hermano son unos pesimistas, ya veo que es mal de familia.
-Eres demasiado inocente.
-¿Por qué dices eso?
-Cuando estén lejos el uno del otro, se enamorarán de otra persona y todo terminará.
-¡Eso no es cierto! Tal vez tú no lo sepas pero yo me conozco muy bien y sé que no lo cambiaría por nadie. ¡Yo lo amo, Miriam! Además soy una persona fiel y sé que él también. Miriam, yo confío plenamente en él.
-Eso dices ahora… Eres demasiado niña…

Lloré de rabia. ¿Cómo podía ser tan dura conmigo? ¿Acaso pretendía que no me doliera? ¿Acaso no sabía nada de la sensibilidad humana? ¿No tenía corazón?
No sé cómo logré contenerme. Quería decirle que si ella no creía en la fidelidad, algo tan sagrado, era por algo. ¡Ella misma me había confesado que era una infiel! Pero afortunadamente no toda la gente es como tú, Miriam, y yo sí me entrego totalmente al hombre que amo y no ando traicionándolo con nadie. Sabe Dios cómo dominé mi lengua terriblemente ansiosa por soltarle sus verdades.

-El amor de lejos sí funciona, Miriam, lo que pasa es que se necesita de mucho control para no sucumbir a las tentaciones cuando te hace falta el contacto físico con tu pareja. Tienes que aprender que el amor no es algo meramente corporal. Hay personas que son tan sexuales que no resisten una relación a distancia pero la gente que es más romántica y tranquila le concede más importancia a las palabras, que son la pura expresión de un sentimiento profundo y sublime: el Amor.
-Qué cursi eres…
-No digas eso. Bien sabes que tengo razón.
-No voy a seguir tratando de hacerte ver lo contrario.

Frederic no quiso entrar a mi casa. Dijo que tenía que regresar cuanto antes para comenzar a estudiar.

-Mañana tengo examen.
-Ah bueno… Entonces será mejor que vayas a estudiar. Te deseo suerte…
-Gracias.
-Eres muy inteligente así que vas a salir bien.
-Sí. Tengo que irme. Adiós.
-Adiós.

¡Qué frialdad! Sin embargo, yo sabía que no estaba impregnada de indiferencia. Él se sentía complacido y halagado por mis palabras, pero no podía responderme como antes… Cada vez que yo lo elogiaba, él me sonreía con ternura y me besaba largamente o me decía que yo era “fantástica”.

¿Cómo resignarme? ¡Imposible!
Me da una vergüenza terrible confesar el motivo de mi caminata con un huevo en una bolsa plástica.

Estaba tan desesperada en la mañana que cogí el teléfono y llamé a mi amiga Blanca.

-¡Blanca! ¡Necesito ayuda! ¿Puedes darme el número de Julio, el muchacho que “hace milagros”?
-¿Vas a pedirle ayuda a Julio? Yo pensé que no creías en eso…
-No es que no crea, es que me pareció un poco peligroso.
-¿Cambiaste de opinión?
-Puede ser y puede no ser. Dame el número. Me urge hablar con él.
-Ay, amiga… Eres muy rara. Bueno, te daré su número de teléfono. ¿Tienes con qué anotar?

Le pedí ayuda a Julio.

-Mi novio y yo terminamos porque me voy a estudiar fuera. Nos amamos todavía y yo no puedo estar sin él. ¡Él es mi Príncipe!
-Entonces tú quieres que haga algo para unirlos de nuevo.
-Sí.

Julio me dijo que tenía que coger cuatro huevos y reventar dos cerca de mi casa y otro en el portón de la casa de Frederic. El cuarto huevo lo tenía que poner en una taza blanca y esconderlo debajo de mi cama para hablarle durante tres noches seguidas como si se tratara de Frederic.
La idea de recitarle mi amor a un huevo me dejó totalmente marchita. ¡Parecía una burla!
Sin embargo, decidí hacerlo porque todo es válido en el amor y en la guerra. Estaba comenzando a comprender el significado y la fuerza de esas palabras.

Mas ahora estoy en mi cama, derrotada. Lágrimas azules surcan mi rostro melancólico. Tengo el teléfono a mi lado pero sé que no llamará, y si llama será sólo para hablar cinco minutos, después dirá “ya me voy”. Sólo quiere asegurarse de que el corte no sea tan brutal para mí…

Dios… No puedo seguir así… He caído tan bajo… Jamás pensé que fuera a pedirle ayuda a un brujo… Perdóname…

Día 2

Vino Frederic a dejarme un libro que yo quería leer desde hacía mucho tiempo. Nos quedamos charlando un momento y parecíamos viejos amigos, pero el dorso de cada risotada era una soledad terrible y cruda.

_________________
Frase del mes: El amor es la amistad con momentos eróticos



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sweetwords.hotconvention.com
Miko
Administradora
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 722
Edad : 24
Fecha de inscripción : 15/08/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Dom Nov 30, 2008 8:04 pm

Día 3

Hoy ha pasado algo que me cuesta creer. ¡Es que parece un sueño! Y no sé si quiera despertar…
Eran las ocho de la noche cuando cogí el teléfono para llamar a una amiga con la que iré al cine mañana. Acababa de despertarme. Me había quedado dormida a fuerza de tanto llorar. Marqué el número casi sin pensar y esperé a que respondieran.

-¿Aló?
-Hola. ¿Está Ingrid?
-¿Ingrid? No, ella no vive aquí.
-¿No? ¡Ay, qué pena, disculpe!
-No hay problema. ¿Con quién hablo, si no es mucha intromisión preguntar su nombre?
-Me llamo Celeste. ¿Y usted?
-Soy Hugo. Me parece que hablo con una persona joven.
-Sí, tengo diecinueve años.
-Yo tengo veinticinco.
-Ah.
-Disculpa, no quiero que pienses que soy un entrometido, pero es que te oigo muy triste. ¿Qué te pasa? ¿Puedo tutearte?
-Claro. Lo que pasa es que acabo de romper…
-Lo siento… Eso es terrible…
-¿Tú también has roto hace poco?
-Sí. Mi novia me dejó.
-¿En serio?
-Hacía dos años que estábamos juntos y ella decía que no estaba segura de amarme. Cada día me trataba con más frialdad hasta que le dije que quizá sería bueno que nos alejáramos un tiempo para que aclarara sus ideas. Ella estuvo de acuerdo en eso pero nunca volvió conmigo: tres semanas después de nuestro distanciamiento, ya tenía otro novio.
-¡Ay, no, eso es indignante! ¿Cómo pudo hacerte eso? Qué bajeza…
-Sufrí mucho…
-Me imagino, no es para menos.
-Creo que ya lo he superado, pero fue una época muy fea… Me deprimí tanto que me volví un adicto a la comida…
-¿En serio?
-Sí, tragaba cualquier cosa a cualquier hora del día y dejé de hacer ejercicio… Me la pasaba sentado, viendo televisión y escuchando canciones de esas de cortarte las venas y engullía papitas fritas, sodas y dulces en toneladas… Engordé como no tienes idea… No podía parar… Esa es mi historia. Ahora que te la he contado tengo la impresión de haber hablado demasiado. ¿Qué pensarás de mí?
-No te preocupes… No estoy de humor para ponerme a pensar cosas malas… Simplemente necesito alguien con quien hablar.
-¿Alguien que esté pasando por lo mismo que tú?
-Sí, o alguien que ya haya pasado por eso.
-Entiendo.
-Oye, es mejor hacerse adicto a la comida que a la bebida o a las drogas.
-Es verdad, pero llegué a sentirme muy mal conmigo mismo. ¡Me veía horrible! Pero bueno, hablemos de ti, yo ya dije muchas cosas… Cuéntame qué pasó con tu ex.
-Él decidió terminar porque yo me voy a estudiar fuera.
-¿Qué significa eso? ¿No te ama si estás lejos?
-Bueno, él dice que el amor no morirá… solamente se transformará.
-¿Un amor de amigos?
-Algo así, pero no seremos amigos así como se dice popularmente sino amigos especiales, muy cercanos… yo pienso que él llegará a ser mi mejor amigo.
-Se nota que lo amas.
-Claro que sí, no dejaré de amarlo nunca.
-¿Cuánto tiempo estuviste con él?
-Casi dos meses. Sé que es poco tiempo pero créeme que es lo mejor que me ha pasado… Fue tan lindo siempre… El novio cinco estrellas… ¡Lo adoro! Quisiera estar con él otra vez, que nunca hubiera decidido romper…

Mi voz se quebró.

-¡No llores! ¡Por favor, no llores!
-Es que no puedo evitarlo…
-Querida, quisiera estar allí para consolarte…

Hugo me habló con ternura pero sus palabras me dejaron pasmada. ¿Qué pretendía? ¿Acaso estaba aprovechándose de mi vulnerabilidad?

-No te conozco…-Fue lo único que se me ocurrió decirle.
-Ni yo a ti. Sin embargo, por un azar de la vida, estamos aquí hablando de nuestras penas de amor.
-Es curioso.
-Celeste, no quiero que pienses que soy un psicópata, un violador, un asesino en serie ni nada por el estilo. Me llamo Hugo y soy un hombre común y corriente que sintió curiosidad al oír tu voz tan linda pero tan melancólica…
-Lo sé… Mucha gente diría que esto no tiene sentido y que no debería de estar contándote mis cosas pero yo he querido hacerlo. Me siento mejor hablando contigo sobre lo que me ha pasado.
-Eso es bueno, Celeste. Quizá deberíamos de seguir hablando, si tú lo deseas… No tienes que darme tu número de teléfono. Yo te daré el mío y no dudes en llamarme si necesitas hablar.
-Gracias.
-Ha sido un placer… amiga.
-Sí, amiga, me gusta que me llamen así.
-Entonces espero que seamos amigos.
-Yo también.

Hugo y yo nos despedimos. Anoté su número y su correo electrónico.
Son las tres de la madrugada y no puedo dormir.

Día 4

Hoy hablé con un gran amigo mío que es mi psicólogo desde que rompí con Gustavo, el novio anterior a Frederic. Le dije que ya no aguantaba el dolor, que era de lo peor que me había pasado en mi vida, que solamente había sufrido así en los más tétricos episodios de mi infancia y que hacía muchísimo tiempo, años, que no me sentía tan desgraciada…

Mi amigo me hizo enfocarme en el aspecto racional de la decisión de Frederic.

-Una alarma sonó dentro de su mente cuando supo que tú te irías lejos, Celeste, y entonces comprendió que tendría que separarse de su novia, aunque la siguiera queriendo. ¿Comprendes? Él ha tomado una decisión madura, aunque a ti te cueste tanto aceptar el hecho.
-Tienes razón, amigo, Frederic es una persona madura y ciertamente ha tomado una decisión correcta: no quiere sufrir decepciones sentimentales, desde hoy está protegiéndose de ellas y asegurándose de no meterse en problemas. A mí me cuesta resignarme pero creo que será lo mejor, aunque ahora me parece imposible.
-No lo olvides, querida amiga, hoy y mañana serán atroces pero después el dolor irá menguando hasta que las tiernas heridas se conviertan en sonrisas maduras.
-Eso es lo que espero, amigo, porque no puedo más… Pero ¿sabes lo que me conmueve?
-Dime.
-Frederic es tan bueno… No me botó así sin más ni menos… Fue separándose gradualmente de mí para no hacerme tanto daño y en verdad es un gran amigo.
-¿Lo ves?
-Pero me puedo desintegrar de dolor al imaginar que un día, él estará con otra persona y la tratará de la misma manera que a mí… con tanto amor… ¡Eso me mata! ¡Y eso que ni siquiera ha aparecido la nueva novia! Estoy celosa con anticipación… ¿Sabes qué? Me voy a tirar de un campanario hoy a medianoche. Te mandaré por correo electrónico las palabras de despedida que dirás en mi funeral.
-¡No hables locuras, amiguita!

Y los dos empezamos a reírnos a carcajadas.
Me siento mejor y estoy tratando de ponerme en el lugar de Frederic para comprenderlo y aceptar con madurez su decisión.

Día 5

Me sentía mejor. Hoy iba a ponerme la blusa que llevaba el día en que Frederic y yo dormimos abrazados al pie de un árbol en el Parque del Sauce de Fuego. Acerqué la blusa a mi nariz y sentí el olor que él había impregnado en la tela… Su perfume… Su fragancia… Eran una reminiscencia de todas sus caricias… Eso fue más de lo que pude soportar. Empecé a sacar mi ropa del armario, una prenda tras otra. Todas olían a Frederic. Era un olor que traspasaba mi pecho como si se tratara de una espada.
Caí de rodillas al piso y me eché a llorar.

-¡FREDERIC, VUELVE CONMIGO!

Me arrastré aparatosamente para alcanzar una foto de él que tenía sobre mi mesita de noche. Empecé a besarla con desesperación y a suplicarle que volviera conmigo.

-POR FAVOR, FREDERIC, NO ME DEJES ASÍ, TÚ SABES QUE TE AMO Y QUE NO PUEDO ESTAR SIN TI. ¡FREDERIC, NO TE VAYAS DE MI LADO! ¡FREDERIC, TE ASEGURO QUE SÍ VA A FUNCIONAR! ¡TE AMO! ¡TE SUPLICO QUE VUELVAS CONMIGO, TE LO PIDO, TE LO RUEGO, TE LO IMPLORO!

Llamé a Hugo y hablamos casi tres horas seguidas. Le conté que me moría de nostalgia y que no sabía qué hacer. ¡No podía resignarme aunque me repitieran que era lo mejor!
Él empezó a decirme todo tipo de adjetivos románticos que lejos de complacerme me asquearon.
Si creí que un clavo sacaba a otro, estaba equivocada. Yo no quiero a un hombre, yo amo a Frederic.
Me quedé pasmada cuando Hugo me dijo que él también se había sentido muy mal por lo de su ex, puesto que la conversación que habíamos sostenido le había removido viejos recuerdos. Mas no fue eso lo que me sorprendió sino su propuesta:

-Creo que deberíamos de jugar a que somos novios, aunque no lo seamos de verdad. Tú sabes… así podemos desquitarnos y consolarnos a la vez… ¿Qué dices, querida, mi amor, mi niña?
-No voy a negar que me hace falta la relación y el contacto físico, pero…
-No tienes que responderme ahora, querida, tómate tu tiempo, pero no tanto, porque dentro de un mes y medio te vas a Europa.
-Tengo que irme. Te volveré a llamar cuando sepa la respuesta.
-Esperaré ansiosamente tu llamada, querida mía, piénsalo bien, cariño, princesita, dulzura.
-Hasta luego, Hugo.
-Hasta luego, dama celestial.

Colgué el teléfono y me sentí tan humillada… Las palabras de Hugo eran bonitas pero lejos de gustarme, me daban asco y me herían mi dignidad. Decidí no volver a llamarlo nunca.

Día 6

Hoy ha pasado algo nuevo. ¡Hoy siento que mis labios pueden dibujar una sonrisa! No he vuelto con Frederic, lastimosamente mi alegría no llega a tanto.
Lo que sucedió es que me telefoneó y en medio de nuestra charla me lanzó esta pregunta:

-¿Qué piensas de que nos llevemos tan bien después de haber terminado?

Mi ritmo cardíaco se aceleró. ¿A qué venía esa pregunta? ¿Estaba insinuando algo? Rogué al cielo que fuera así.

-Pues me parece muy bien y estoy contenta porque somos amigos, y para mí tú no eres un amigo cualquiera, eres un amigo de lo más especial. Aunque te mentiría si te dijera que ya te he olvidado. En realidad llevo dos noches en vela pensando en ti y mi ropa huele como tú. Me cuesta tanto enfrentar que la relación de novios ha terminado.
-Para mí tampoco es fácil. Somos tan apasionados y eso complica las cosas… Cuando fui a tu casa para darte el libro, casi te beso en la boca…
-¿En serio?-Sentí las mejillas calientes y en mi rostro se dibujó una enorme sonrisa.-No me hubiera molestado… Siempre me encantaron tus besos. La pasé tan bien contigo… Aquel día, en tu casa, ya sabes… cuando casi fuimos al google…
-¡Ese día! Yo estaba como chocolate hirviendo…
-Sí… Me sentí bien, disfruté todo lo que hicimos…
-Yo no sabía si la estabas pasando bien y por eso, me detenía por momentos, porque te veía un poco incómoda.
-Me daba algo de vergüenza pero la estaba pasando de lo mejor. Lástima que tuvimos que suspender…
-Sí, a mí me tocó ir a meterme al refrigerador para echarme cubos de hielo bajo la ropa.
-¡Cuánto me hubiera gustado ir al google!
-A mí también… ¿Por qué no me lo dijiste?
-Ay, Frederic, si yo hubiera sabido que aquel era nuestro último día como novios, créeme que hubiéramos ido al google…
-Celeste… ¿La puerta queda cerrada?

Se me puso la piel de gallina.

-¿A qué te refieres?-Fingí que no comprendía.
-Quiero decir… como hemos quedado de amigos… ¿No hay ninguna posibilidad de ir al google?
-Pues… a mí me encantaría ir y la puerta no está cerrada…
-A mí también me encantaría.
­-Pero, Frederic, quiero aclarar algo…
-Dime.
-Para mí, no es lo mismo tener sexo que hacer el amor. Yo quiero hacer el amor. Para mí significa mucho… es la fusión de dos almas, la unión de los dos hemisferios de la creación humana, algo mágico, sublime, místico, romántico y espiritual… Si puedes manifestar en el acto los sentimientos que aún tienes hacia mí, bien, pero si será algo solamente corporal, entonces no…

Frederic estuvo de acuerdo conmigo. Yo sabía que para él, el amor no era solamente corporal pues había leído un relato erótico de su autoría. El relato me emocionó hasta las lágrimas… Era tan poético, tan tierno, tan sensual, tan… divino…

Día 7

Hoy discutí con Hugo. Lo llamé, ni siquiera sé para qué, y le conté lo que iba a pasar con Frederic. Reaccionó como si él y yo fuéramos pareja.

-¡No puedo creerlo, Celeste! Jamás imaginé eso de ti… Me has decepcionado…
-¿De qué hablas? No estoy haciendo nada mal, a menos que te refieras al hecho de ir a la cama con alguien que no es mi novio. Si es así, te recuerdo que tenemos sentimientos compartidos y hubo algo entre nosotros y además…
-No necesito que me expliques nada, Celeste, y no es eso lo que me molesta.
-¿Y entonces qué?
-Olvídalo.
-¿Que lo olvide? ¡No! Ahora me dices…
-Es que yo ya había empezado a ligarme a ti… Creo que como siempre, me hice ilusiones demasiado pronto…
-Mejor no te hubiera contado nada…
-¿Por qué dices eso?
-Por nada. Tengo que cortar. Estoy por salir…
-Disfruta con tu queridito…
-No seas irónico.
-Adiós.
-Adiós.

¡Vaya! Hugo está loco. ¡Ni siquiera tenía que darle explicaciones! ¿Cómo podía acusarme de cualquier cosa si no había nada de nada entre nosotros?

Día 8

Recibí este mensaje por correo electrónico.

Querida,

Siento mucho todo lo que te dije ayer. ¡Fui un tonto! No te preocupes por mí y haz lo que quieras. No te lo digo de manera irónica. En verdad te deseo lo mejor con Frederic. Solamente ten cuidado. Si quieres hablar, ya sabes qué número marcar…
Besos, besos y más besos,
Hugo, tu querido Hugo.

Me quedé mitad conmovida mitad asqueada.
No lo llamé por teléfono pero le respondí el mensaje diciéndole “gracias por tu comprensión, tendré mucho cuidado, especialmente porque será mi primera vez”.

Día 9

Hoy fue el gran día.
Frederic y yo fuimos a un motel cinco estrellas que irónicamente se ubicaba al lado de mi iglesia.
Bebimos sidra mientras charlábamos alegremente, como viejos amigos. Luego de eso, nos quedamos de pie, el uno frente al otro. Me puso las manos sobre los hombros y me atrajo hacia si para besarme largamente… como en los viejos tiempos…
Mis ojos se humedecieron. ¡Necesitaba volver a sentir sus labios junto a los míos! ¡Necesitaba volver a sentir el calor de sus manos! Esas manos tan suaves… esa piel tan deliciosa…
La cama estaba llena de tréboles, uno de nuestros símbolos, y eso me excitaba más. Empezamos a acariciarnos con desesperación… Como dos amantes que no han podido verse en años… Como dos almas presas, liberadas por la pasión…

-Me encantas…
-Me vuelves loca…
-La estoy pasando tan bien…
-Yo la estoy pasando de maravilla.
-Eres mi maravilla.
-Y tú la mía.

Caímos sobre la cama, hechos un solo cuerpo, un universo de pasión desatada… Él pudo conectarse por un momento a la suave calidez de la feminidad y yo recibí la fuerza emocional que me transmitía su esencia.

-Qué bueno todo esto…
-Qué bueno es estar contigo…
-Yo siempre la paso muy bien contigo…
-Yo también, Frederic, yo también…

Dejamos ir nuestra amargura y nos convertimos en amantes, porque esa es la palabra que nos describe. Somos muy buenos amigos… y algo más…

_________________
Frase del mes: El amor es la amistad con momentos eróticos



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sweetwords.hotconvention.com
darkdragon
Administrador
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 587
Edad : 27
Localización : san bernardo
Como te sientes? : bien xD
Fecha de inscripción : 30/11/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Mar Dic 02, 2008 10:35 pm

muy buen texto

aunque solo puedo opinar del dia 1

ya que el otro aun no lo leo

pronto pondre yo una historia

saludos afro
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bixrut

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 174
Edad : 32
Fecha de inscripción : 11/09/2008

Hoja del Escritor
Escritor de: [Estilo que escribes (ecchi, terror, etc)]:

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Dom Dic 21, 2008 10:03 pm

Hum, no te conocía esta veta poética, pero como de romántico no tengo nada, solo te diré. Gracias por traerla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Miko
Administradora
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 722
Edad : 24
Fecha de inscripción : 15/08/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Lun Dic 22, 2008 12:29 am

No lo hice yo Bix xD, lo hizo "siempre viva"

_________________
Frase del mes: El amor es la amistad con momentos eróticos



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sweetwords.hotconvention.com
darkdragon
Administrador
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 587
Edad : 27
Localización : san bernardo
Como te sientes? : bien xD
Fecha de inscripción : 30/11/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Lun Dic 22, 2008 10:08 am

y quen xuxa es simpre viva? D:

_________________
caminante no hay camino... se hace camino al andar


el dragon la vio...
la miro

y solo le dijo..

te prometo mi vida entera al compas de los vientos
y en la sinfonia de un violin

te prometo mi vida entera
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Miko
Administradora
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 722
Edad : 24
Fecha de inscripción : 15/08/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Lun Dic 22, 2008 10:38 am

Una weona de por ahi D= xD

_________________
Frase del mes: El amor es la amistad con momentos eróticos



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sweetwords.hotconvention.com
darkdragon
Administrador
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 587
Edad : 27
Localización : san bernardo
Como te sientes? : bien xD
Fecha de inscripción : 30/11/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Lun Dic 22, 2008 8:09 pm

D:

_________________
caminante no hay camino... se hace camino al andar


el dragon la vio...
la miro

y solo le dijo..

te prometo mi vida entera al compas de los vientos
y en la sinfonia de un violin

te prometo mi vida entera
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bixrut

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 174
Edad : 32
Fecha de inscripción : 11/09/2008

Hoja del Escritor
Escritor de: [Estilo que escribes (ecchi, terror, etc)]:

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Miér Feb 18, 2009 5:17 pm

Groceros de Mierda no más, no pueden estar sin decir chuchás, no me aprenden a mi que soy todo un caballero.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Miko
Administradora
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 722
Edad : 24
Fecha de inscripción : 15/08/2008

MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   Miér Feb 25, 2009 5:09 pm

Jajajajaj xD

_________________
Frase del mes: El amor es la amistad con momentos eróticos



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sweetwords.hotconvention.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una historia romántica - "SiempreViva"   

Volver arriba Ir abajo
 
Una historia romántica - "SiempreViva"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La Generalidad de Cataluña fabrica su "reino" vapuleando la Historia
» Capítulo 910 (Pelea Conrado-Bosco. Cura en el Jaral. Cena "romántica" hablando de Bosco)
» AEROGRAFIA SOBRE RADIO GRABADORA "Graffitti"
» Una historia común ( EL BARCO ) "Dos hermanos"
» "Soulless", de Gail Garriger

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~ Sweet Words ~ :: Historias Originales :: Historias Románticas-
Cambiar a: